Dioses Griegos del Olimpo

La mitología griega es uno de los relatos mitológicos más fascinantes del mundo antiguo. Los mitos griegos eran en realidad esfuerzos de las personas para explicar la creación del mundo, la naturaleza que los rodeaba, las condiciones climáticas y, en general, cualquier hecho sobrehumano que ocurriera en su vida diaria. Al principio, las historias de mitología griega se transmitían oralmente y generalmente se narraban en forma de canciones. Luego en el siglo V, antes de Cristo, se comenzó a escribir en obras de teatro. Tenga en cuenta que estos mitos constituyeron el tema principal de las obras antiguas escritas por escritores famosos, como Esquilo, Sófocles y Eurípides.

Los Dioses de la mitología griega

La mitología griega cuenta que los Dioses vivían en el Monte Olimpo, la montaña más alta de Grecia. Si bien se creía que los Dioses eran inmortales, la imaginación de la gente no los representaría eternamente jóvenes, sino que cada uno tenía una edad diferente. Por ejemplo, Zeus y Hera eran de mediana edad, mientras que Apolo y Afrodita eran para siempre jóvenes. Para mantener su vida eterna, los dioses del Olimpo comían ambrosía y bebeían néctar.

Los dioses olímpicos eran 12 en número. Sin embargo, en las historias de la mitología griega, también había muchos otros dioses y deidades más pequeños que vivían en la tierra. Por ejemplo, las ninfas del mar vivían en las olas y las ninfas del bosque vivían dentro de los troncos de los árboles.

Para los antiguos griegos, muchos fenómenos naturales o la naturaleza misma también fueron personalizados como dioses. Aether era el dios del aire superior, Hemera era la diosa de la luz del día, Erebus el dios de la oscuridad y Zephyros el dios del viento del oeste. También había dioses especiales para los sentimientos y las situaciones, como Themis por la justicia, Via por la violencia, Eris por la discordia, Hebe por la juventud, Hypnos por el sueño, Mania por la locura y muchos otros.

Los dioses generalmente se apareaban entre sí o con los mortales y tenian hijos. Por ejemplo, Afrodita, la diosa de la belleza, y Ares, el dios de la guerra, dieron a luz a Cupido, el dios del amor. Además, la pareja de Zeus y una mujer mortal llamada Leto dio a luz a dos dioses importantes, Apolo y Artemisa. Era muy frecuente que el hijo de un dios y un mortal se hiciera dios o al menos tuviera poderes superficiales.

Listado de Dioses Griegos

Afrodita, Diosa del Amor

Afrodita era una diosa del amor y el romance. Fue honrada por los antiguos griegos, y todavía es celebrada por muchos paganos modernos. Según la leyenda, nació completamente formada en el mar blanco luego del surgimiento por la castración del dios Urano. Llegó a tierra en la isla de Chipre, y luego Zeus la casó con Hefesto, el artesano del Olimpo. Se realizaba un festival regularmente para honrar a Afrodita, apropiadamente llamada Afrodisíaca.

Ares, Dios de la guerra

Ares era el dios griego de la guerra, e hijo de Zeus y de su esposa Hera. Era conocido no solo por sus propias hazañas en las batallas, sino también por involucrarse en disputas con otros. Además, a menudo se desempeñaba como agente de justicia.

▷ Leer más  Las mejores imágenes para compartir en el día del Paludismo

Artemisa, la cazadora

Artemisa era la diosa griega de la caza, y al igual que su hermano gemelo, Apolo poseía una amplia variedad de atributos. Algunos paganos todavía la honran hoy en día debido a su conexión con los tiempos de transición femenina. Artemisa era la diosa griega tanto de la caza como del parto. Protegió a las mujeres en el trabajo de parto, pero también les trajo la muerte y la enfermedad. Numerosos cultos dedicados a Artemisa surgieron en todo el mundo griego, la mayoría de los cuales estaban relacionados con los misterios de las mujeres, como el parto, la pubertad y la maternidad.

Atenea, la Diosa Guerrera

Atenea era la diosa griega de la guerra, Ella a menudo aparece en la leyenda griega para ayudar a varios héroes: Heracles, Odiseo y Jason. En el mito clásico, Atenea nunca tuvo amantes, y a menudo fue venerada como Atenea la Virgen, o Atenea Parthenos. Aunque técnicamente, Atenea es una diosa guerrera, no es el mismo tipo de dios de la guerra que Ares. Mientras Ares va a la guerra con frenesí y caos, Athena es la diosa que ayuda a los guerreros a tomar decisiones sabias que eventualmente conducirán a la victoria.

Deméter, Madre Oscura de la Cosecha

Quizás la más conocida de todas las mitologías de la cosecha es la historia de Deméter y Perséfone. Deméter era una diosa del grano y de la cosecha en la antigua Grecia. Su hija, Perséfone, llamó la atención de Hades, dios del inframundo. Cuando finalmente recuperó a su hija, Perséfone había comido seis semillas de granada, por lo que estaba condenada a pasar seis meses del año en el inframundo.

Eros, Dios de la pasión y la lujuria

¿Alguna vez te preguntaste de dónde viene la palabra “erótico”? Bueno, tiene mucho que ver con Eros, el dios griego de la lujuria. A menudo descrito como hijo de Afrodita por su amante Ares, el dios de la guerra, Eros era un dios griego de la lujuria y el deseo sexual primario. De hecho, la palabra erótico proviene de su nombre. Está personificado en todo tipo de amor y lujuria y fue adorado en el centro de un culto a la fertilidad que honró a Eros y a Afrodita en conjunto.

Gaia, la Madre Tierra

Gaia era conocida como la fuerza vital de la que surgieron todos los demás seres, incluidos la tierra, el mar y las montañas. Una figura prominente en la mitología griega, Gaia también es honrada por muchos wiccanos y paganos en la actualidad. Gaia misma causó que la vida brotara de la tierra, y también es el nombre dado a la energía mágica que hace que ciertos lugares sean sagrados.

Hades, Dios del inframundo

Hades era el dios griego del inframundo. Debido a que no puede salir mucho y no pasa mucho tiempo con aquellos que aún viven, Hades se enfoca en aumentar los niveles de población del inframundo siempre que puede. Le recomiendo que eche un vistazo a algunas de sus leyendas y mitología para entenderlo con mayor facilidad y vea cual es su función en el inframundo y su relación con el resto de los dioses.

Hécate, Diosa de la magia y la brujería

Hécate tiene una larga historia como diosa, desde sus días en tiempos preolímpicos hasta el presente. Como diosa del parto, a menudo la invocaban para los ritos de la pubertad y, en algunos casos, vigilaba a las doncellas que comenzaban a menstruar. Finalmente, Hécate evolucionó para convertirse en una diosa de la magia y la brujería. Fue venerada como una diosa madre, y durante el período ptolemaico en Alejandría fue elevada a su posición como diosa de los fantasmas y el mundo espiritual.

▷ Leer más  Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Hera, Diosa del matrimonio

Hera es conocida como la primera de las diosas griegas. Como esposa de Zeus, es la protagonista de todos los olímpicos. A pesar de las formas de intimidación de su esposo, o tal vez por ellas, es la guardiana del matrimonio y la santidad del hogar. Era conocida por volar en diatribas, y usaba a la descendencia ilegítima de su esposo como armas contra sus propias madres. Hera también jugó un papel crucial en la historia de la Guerra de Troya.

Hestia, Guardiana del hogar

Muchas culturas tienen una diosa del hogar y la vida doméstica, y los griegos no fueron la excepción. Hestia era la deidad que vigilaba los incendios domésticos y ofrecía refugio y protección a los extraños. Fue honrada con la primera ofrenda en cualquier sacrificio hecho en el hogar. A nivel público, la llama de Hestia nunca se dejó apagar. El ayuntamiento local sirvió como un santuario para ella, y cada vez que se formaba un nuevo asentamiento, los colonos llevaban una llama de su antiguo pueblo al nuevo.

Némesis, Diosa de la retribución

Némesis era una diosa griega de la venganza y la retribución. En particular, fue invocada contra aquellos cuya arrogancia los vencieron, y sirvió como una fuerza de juicio divino. Originalmente, ella era una deidad que simplemente repartía lo que la gente se merecía, ya sea bueno o malo.

Pan, el Dios de la fertilidad con patas de cabra

En la leyenda y la mitología griegas, Pan es conocido como un dios rústico y salvaje del bosque. Está asociado con los animales que viven en el bosque, así como con las ovejas y las cabras en los campos. Es considerado como el Dios de la fertilidad y se dice que poseía patas de cabra y torso humano.

Priapus, Dios de la lujuria y la fertilidad

Priapus es considerado un dios de la protección. Según la leyenda, antes de su nacimiento, Hera maldijo a Príapo con impotencia como venganza por la participación de Afrodita en todo el fiasco de Helena de Troya. Condenado a pasar su vida feo y sin amor, Príapo fue arrojado a la tierra cuando los otros dioses se negaron a dejarlo vivir en el Monte Olimpo. Fue visto como una deidad protectora en las zonas rurales. De hecho, las estatuas de Príapo a menudo estaban adornadas con advertencias, amenazando a intrusos, tanto hombres como mujeres, con actos de violencia sexual como castigo.

Zeus, Gobernante del Olimpo

Zeus es el gobernante de todos los dioses en el panteón griego, así como el distribuidor de justicia y ley. Fue honrado cada cuatro años con una gran celebración en el Monte Olimpo. Aunque está casado con Here, Zeus es bien conocido por sus formas de philander. Hoy, muchos paganos helénicos todavía lo honran como gobernante del Olimpo.

Hermes, Mensajero de los dioses y Dios de las fronteras

Hermes, también hijo de Zeus, era el más astuto de todos los dioses olímpicos. Él era el mensajero de los dioses, por eso conocía todos sus secretos. También fue guía del inframundo y el protector de ladrones, pastores, oradores, viajeros de carreteras y comerciantes. Solía ​​usar sandalias aladas para volar y dar mensajes rápidamente.

▷ Leer más  Imágenes para compartir del día contra el bullying

Apolo, Dios del Sol, la lógica, y la razón

Apolo era otro dios famoso, no un hermano sino un hijo de Zeus. Apolo y Artemisa eran gemelos que Zeus tuvo con una mujer mortal, Leto. Apolo nació en Delos, que más tarde se convirtió en su isla sagrada. Era el dios de la música y la luz, la poesía y las artes, la medicina, la verdad y la profecía. Tenga en cuenta que todos los oráculos en la antigua Grecia estaban dedicados al dios Apolo y la gente creía que realmente les estaba hablando a través de los sacerdotes. Fue retratado como un hombre joven, guapo y sensible.

Poseidón, Dios del mar y los terremotos

Poseidón, el dios del mar y los terremotos, era muy adorado en la antigua Grecia. Como muchas ciudades tenían un fuerte poder naval, Poseidón era el protector de estas ciudades. Usualmente se apareó con las ninfas del agua y tuvo muchos hijos. Sus símbolos eran el tridente, el delfín, el pez y el caballo. Fue visto como un anciano que montaba su carruaje por encima de las olas.

Hefesto, Dios del fuego y la forja

Hefesto es el hijo de Zeus y Hera. A veces se dice que solo Hera lo tuvo y que no tiene padre. Es el único dios que es físicamente feo y cojo. Las historias sobre cómo se volvió cojo varían. Algunos dicen que Hera, molesta por tener un hijo feo, lo arrojó del Monte Olimpo al mar, rompiéndose las piernas. Otros creen que durante una discusión entre Hera y Zeus imprudentemente lo arrojaron del Monte Olimpo. Es el dios del fuego y la fragua. Es el herrero y el armero de los dioses. Él usa un volcán como su fragua. Es el dios patrón de los herreros y forjadores. Es amable y amante de la paz. Su esposa es Afrodita, que a veces se la identifica como Aglaia.

Dionisio, Dios de la fecundidad de la naturaleza, la vegetación, el vino y el éxtasis

Dioniso, también llamado Baco o (en Roma) Liber Pater, en la religión grecorromana, es el dios de la naturaleza de la fecundidad y la vegetación, especialmente conocido como dios del vino y el éxtasis. La aparición de su nombre en una tableta Linear B (siglo XIII a. C.) muestra que ya era adorado en el período micénico, aunque no se sabe dónde se originó su culto. En todas las leyendas, se lo representa con orígenes extranjeros. Dioniso era el hijo de Zeus y Semele, una hija de Cadmo (rey de Tebas). Por celos, Hera, la esposa de Zeus, convenció a la embarazada Semele para que probara la divinidad de su amante y le pidió que apareciera en su persona real. Zeus cumplió, pero su poder era demasiado grande para la mortal Semele, que fue atacada con rayos. Sin embargo, Zeus salvó a su hijo cosiéndolo en el muslo y manteniéndolo allí hasta que alcanzara la madurez, de modo que nació dos veces.